Artículo tomado de PastorAleman10

La socialización de tu pastor alemán es probablemente lo mejor que puedes hacer por tu perro.Debes exponer a tu pastor alemán a tantas nuevas experiencias y situaciones como puedas. El mejor momento para empezar a presentar al mundo y a socializar a tu pastor alemán es entre las 8 y las 12 semanas de edad, cuando tu cachorro ya esté protegido por las vacunas.

¿Por qué socializar a tu pastor alemán?

El Pastor Alemán es una raza de perro que tiende a ser muy cuidadoso con los perros extraños y las personas que no son de su entorno más cercano y por ser unos perros altamente perceptivos de su entorno. Esta raza es muy protectora con quienes ama y puede ser territorial cuando se trata de su hogar, patio, vehículos y otros objetos que considere suyos o de su familia.

Pero, ningún perro es perfecto y cometen errores. Juzgan mal las situaciones, especialmente si no han tenido experiencias pasadas similares. La única forma en que tu pastor alemán puede tomar las decisiones correctas es si aprende a diferenciar entre situaciones amenazantes y no amenazantes.

Su perro debe saber que un bebé que llora, el bebé que se dirige hacia el tambaleante o los dos niños pequeños que están jugando en el patio de enfrente no son peligrosos. Tu pastor alemán necesita darse cuenta de que puede ladrar para avisarte cuando el repartidor trae paquetes a la puerta, pero que no puede irrumpir afuera y morderlo.Un perro bien socializado necesita poder discernir que la anciana con un bastón y un adolescente balanceando su mochila al caminar hacia la parada del autobús no representan ninguna amenaza.

Para lograr el objetivo de tener un pastor alemán confiable y socializado, tendrás que trabajar y que seguir trabajando en la socialización durante toda la vida de tu ovejero alemán para mantenerle con una buena actitud hacia las personas de su entorno y los posibles extraños.

 

La socialización de un pastor alemán con la gente

La clave para socializar a un cachorro o a un pastor alemán adulto es asegurarse de que mientras su perro pastor alemán se enfrenta a nuevas personas y a una variedad de entornos diferentes, mantenga las sensaciones positivas. Hay que intentar evitar una experiencia angustiosa ya que esto retrasaría la socialización de tu ovejero alemán y su entrenamiento para adaptarse a la gente y a nuevas situaciones.

Las situaciones en las que colocas a tu perro pueden estár fuera de tu control, por lo que depende de ti intentar asegurarte de que tu cachorro de pastor alemán o perro adulto esté cómodo en todo momento y no se encuentre en una situación incómoda.

 

La importancia del ambiente en la socialización de un cachorro de ovejero alemán

Un cachorro de pastor alemán de un buen criador nacerá con una predisposición para un cierto temperamento. El ambiente; sin embargo, puede desempeñar un papel clave para determinar si tu cachorro alcanza su máximo potencial como un perro social. En otras palabras, un cachorro que está predispuesto a ser tímido y temeroso puede superar sus miedos si se cría en el entorno adecuado. Del mismo modo, un cachorro predispuesto a ser un perro excelente y amigable podría quedar permanentemente atrofiado en un ambiente hostil y aislado.

Si tienes un cachorro, comienzas el trabajo de socialización de inmediato. Algunos expertos consideran que el cachorro debe conocer a 100 desconocidos en las primeras 12 semanas de vida y visitar 50 nuevos lugares. Eso es mucha estimulación. Un buen comienzo sería establecer el objetivo de reunirse con al menos una persona nueva cada día y visitar dos o tres ubicaciones nuevas cada semana.

Cuando visitas nuevas ubicaciones, incita a tu cachorro a verificar el nuevo entorno. Asegúrate de darle golosinas para recompensar el buen comportamiento. Anima también a las personas a que lo acaricien para que aprenda a disfrutar del aprecio por parte de diferentes personas. Intenta que personas extrañas para él le ofrezcan alguna golosina de manera que pueda asociar una mano extendida con algo bueno.

Tu cachorro debe sentirse cómodo con todos los miembros de la familia y con cualquier persona que trabaje regularmente en el hogar. Por ejemplo, si tienes hijos, asegúrate de que la niñera y el cachorro sean excelentes amigos. No querrás volver a casa para encontrar a tu niñera atrapada en el baño con el pastor alemán de guardia fuera de la puerta. Probablemente nunca vuelva a trabajar para ti.

 

Socializando un pastor alemán adulto con la gente

Los perros adultos rescatados de una perrera o de otro hogar ya vienen con las experiencias de sus primeros años de vida. Para muchos pastores alemanes que terminan en refugios, este pasado es abrumador. Afortunadamente, esto probablemente no sea un problema por el que deba preocuparse. Si rescataste a un pastor alemán de un buen refugio,seguramente ya te indicarán cual es el temperamento, las debilidades y las fortalezas de tu nuevo pastor alemán. Tu trabajo es mejorar un sólido comienzo.
Comienza lentamente con tu nueva mascota ovejero alemán, trabajando con lo que ya le hace sentirse cómodo. Recompénsalo con una golosina por el buen comportamiento. A medida que se vuelve cada vez más seguro de sí mismo, ve presentándole nuevos estímulos.

Al presentar a tu pastor alemán a extraños, observa cuidadosamente su lenguaje corporal. Si observas alguna señal de que se está poniendo ansioso, se está estresando o se asusta, lo has llevado a una zona fuera de su confort. Sácalo cuanto antes de esta situación. Los perros muerden más por miedo que por cualquier otra razón.

 

Socializar un cachorro o un pastor alemán adulto temeroso

Un cachorro o un perro adulto temeroso representa el doble del trabajo para socializarlo que un pastor alemán estable y amistoso. Un perro temeroso requiere mucha dedicación, tiempo y paciencia para sacarlo de su caparazón. Los cachorros tímidos también necesitan mucha dedicación y el tiempo y cuidado suficientes del propietario para convertirse en perros amistosos. Hagas lo que hagas, no uses la timidez de tu pastor alemán como una excusa para no presentarlo a las personas y socializarlo.

Si te enfrentas a un cachorro o un perro pastor alemán adulto que sea tímido, debes ser muy consciente del lenguaje corporal que exhibirá cuando se sienta estresado, debes aprender a darte cuenta como sutilmente empieza a comportarse de una manera insegura . Cuando un perro está asustado, sus orejas pueden girar un poco hacia atrás. Podría comenzar a jadear, agacharse levemente, meter la cola entre sus piernas o sacudirse, incluso podría retroceder o comenzar a inclinarse hacia ti.

Hagas lo que hagas, no obligues a tu pastor a conocer a nadie. Esto no solo puede ser aterrador para tu pastor alemán, sino que también podría ser peligroso para el extraño. Alejarlo lo suficiente de la persona para que ya no represente una amenaza para el perro. Deja que el perro observe al extraño desde lo que él considera una distancia segura. Recompénsalo con elogios solo cuando ya no esté ansioso o mostrando signos de estrés.

Los pastores alemanes tímidos son muy sensibles al lenguaje corporal, movimientos y comportamiento general de un extraño. Por esta razón, es importante conocer las acciones que pueden molestar a un perro tímido.
Algunas de las cosas que un perro puede encontrar amenazantes serían:

  • Contacto visual directo.
  • Una mano extendida sobre la cabeza del perro.
  • Ponerse en cuclillas hasta el nivel del perro.
  • Poner la cara frente la cara del perro.
  • Una voz fuerte y aguda.
  • Inclinarse sobre la espalda del perro.

Si estás presentando a tu perro aun extraño, pídele que de inicio no lo mire a los ojos ni lo acaricie, pero que permitan que el perro se les acerque. Esto ayudará a tu pastor alemán a sentirse mucho más cómodo con los extraños que conozca.
Los pastores alemanes temerosos requieren mucho trabajo para ayudarlos a superar sus miedos. Es posible que algunos ovejeros alemanes nunca se sientan totalmente cómodos con todas las personas en todas las situaciones. Tu ayuda; sin embargo, hará que pueda experimentar una mejora significativa ante nuevas situaciones.

 

Acostumbrando un cachorro de pastor alemán al día a día y a los estímulos normales

Todo es nuevo para un cachorro, por lo que la primera vez que un cachorro de pastor alemán vea o escuche algo inusual en su nuevo hogar, se asustará. La segunda vez que esté expuesta a lo mismo, tendrá curiosidad. En el momento en que el cachorro experimenta el estímulo por tercera vez, se habrá dado cuenta de que no hay nada que temer y generalmente lo ignorará. Durante este proceso, no reacciones al comportamiento sobresaltado o curioso del cachorro, el tiempo lo pondrá todo en su sitio.

El sonido del agua de un inodoro, el zumbido de una aspiradora o el golpe al cerrarse una puerta realmente pueden asustar a tu perro. Por esta razón, debe estar preparado para actuar correctamente cuando tu cachorro se vea envuelto en alguna de estas circunstancias sin estar acostumbrado a ello.

La desensibilización es otro método para ayudar a tu pastor alemán a superar ciertos miedos. Al usar este método, aumentas la exposición de tu perro a los estímulos que lo asustan. Por ejemplo, si tu pastor alemán tiene miedo a las tormentas eléctricas, podrías reproducir los sonidos de las tormentas en el hogar. En teoría, el perro aprenderá con el tiempo que no le pasa nada durante una tormenta eléctrica, y su miedo durante una tormenta real disminuirá. Al aplicar el método ignora cualquier señal de temor que pueda mostrar tu cachorro y recompénsalo por el comportamiento tranquilo.

 

Introduciendo un cachorro de pastor alemán a otros perros

La socialización de un cachorro de pastor alemán no solo se hará con las personas, sino que también es necesario hacerlo con otros perros. Esto puede parecer que no es crítico; Sin embargo, si alguna vez has intentado caminar con un pastor que se lanza y ladra a cada perro que ve, entenderás la importancia de tener un pastor alemán bien socializado con los perros. Tus vecinos también lo apreciarán.

Si eres el dueño de un cachorro de pastor alemán, empieza presentándolo a perros bien entrenados y socializados que sepas que son amigables. Puedes presentar al cachorro al otro perro en un área neutral, lo que le permite acercarse al perro adulto. Aunque hayas escogido un perro muy amigable observa cuidadosamente al perro adulto y está muy atento a signos de agresión o intentos de controlar al cachorro.

Si puedes debes asistir a las clases de entrenamiento y socialización con otros cachorros. Estas clases generalmente incluyen un período de socialización del cachorro antes de la parte de entrenamiento en la que los cachorros pueden retozar y jugar juntos. Jugar con otros cachorros de la misma edad es una de las formas en que tu pequeño pastor alemán aprenderá a aprender la buena inhibición de la mordida. Si muerde demasiado a un cachorro, el cachorro no jugará con él, lo cual es un verdadero castigo del que seguro aprenderá.

Si ves que su cachorro está siendo agresivo o está molestando a otro cachorro, camina tranquilamente hacia tu cachorro y sostenlo. Si todavía está intentando incordiar al otro cachorro, di con firmeza: “¡No!” y calmadamente saca tu cachorro del grupo de juego. Pídele que se siente a tu lado durante un minuto, felicítela por su buen comportamiento y luego déjalo que continúe jugando.

La socialización del pastor alemán

Socializar un pastor alemán adulto con otros perros

Si adoptas a un pastor alemán adulto, el refugio o rescate debería poder decirte si tu nueva mascota es amigo de los perros o no. Si tu pastor alemán es agresivo con los perros, no te rindas. Los conductistas sienten que la agresión perro / perro es un comportamiento que puede modificarse.

Si tu pastor alemán adoptado se comporta bien con otros perro, genial. Dale muchas oportunidades para conocer a otros perros amistosos de todas las formas y tamaños. Los parques para perros pueden ser excelentes lugares para que tu pastor alemán juegue y conozca a otros perros; sin embargo, pueden generar malas experiencias si las cosas se salen de control.

Trayendo a casa un nuevo cachorro de perro

Si ya tienes un pastor alemán adulto y traes a casa un perro cachorro, hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a aliviar la tensión entre ellos. Los mejores emparejamientos suelen ser entre perros de sexos opuestos. Si tienes un perro macho, llevar a casa un cachorro hembra es más seguro que evite conflictos que si llevas a casa a otro macho.

Puedes considerar la idea de mantener a tu perro adulto unos días fuera de casa cuando lleves al cachorro a tu casa por primera vez. Esto permitirá que el cachorro se familiarice con su nuevo entorno por sí mismo. Esto también establecerá al cachorro como parte del hogar antes de que el perro adulto regrese a casa. El perro adulto considera que la presencia y el aroma del cachorro son menos conflictivos si ya está allí que si lo introducen repentinamente en el hogar.

También es importante supervisar las actividades de los dos perros juntos. Separa al cachorro y al perro adulto cuando no puedas supervisarlos, y no permitas que el perro adulto acose al cachorro o juegue demasiado bruscamente con el. Si el perro adulto se vuelve agresivo con el cachorro, sostenlo por el cuello y díle: “¡No!” y llévalo a un reservado por un tiempo muerto. Debe aprender rápidamente que golpear al cachorro no lo llevará a ninguna parte. Si aumenta su agresividad hacia el cachorro, busca ayuda profesional de inmediato.

Un último punto importante para recordar es siempre proporcionar a tu pastor alemán adulto un escape del cachorro. Debería tener su propia caja llena de sus propios juguetes especiales a los que el cachorro no tiene acceso.

 

Introducir un segundo perro adulto en el hogar

Traer un segundo perro adulto para compartir el hogar con tu pastor alemán puede ser un poco más complicado que llevar a casa un nuevo cachorro. Si uno de los dos perros adultos es sumiso, las cosas generalmente están bien. También ayuda si los perros adultos son del sexo opuesto. Sin embargo, si ambos perros quieren control y son del mismo sexo, es posible que tenga un gran problema en tus manos.

Permitir que el nuevo perro se aclimate durante unas pocas horas o días mientras el otro perro está fuera de la casa puede ayudar al perro más viejo a aceptar al nuevo perro.

Introducir a los dos perros en territorio neutral es una buena idea. Después de que hayan hecho amigos y jueguen juntos, puedes llevar a los dos perros a casa.

Durante los primeros meses, siempre vigila a los perros cuando estén juntos y sepáralos cuando no puedas verlos hasta que no estés completamente seguro que se aceptan y respetan mutuamente.