Carácter del pastor alemán

Cómo es el pastor ovejero

El carácter del pastor alemán es equilibrado, seguro y confiable. El coraje de estos perros es legendario, lo mismo que su instinto de defensa. Es por esto que el pastor alemán es uno de los perros más solicitados para la guardia y protección, ya que tiene una predisposición natural para estas tareas.

Pero coraje y defensa no son lo mismo que agresividad y peligro. Aunque el pastor alemán tiende a ser un tanto desconfiado con los extraños, no es un perro agresivo por naturaleza. Al contrario, tiende a estar alerta pero no ataca sin razón. Por supuesto, la socialización del cachorro es fundamental para evitar problemas en el futuro, ya que ningún perro tiene el carácter asegurado solamente por sus genes. El pastor alemán es un perro fácil de entrenar y se adapta muy bien a cualquier técnica de adiestramiento. Sin embargo, alcanza todo su potencial cuando se lo entrena aprovechando el refuerzo positivo.

Personalidad

A lo largo de la historia, en cualquier ocupación en que se haya utilizado al Pastor Alemán, si ha habido algo constante ha sido el nexo desarrollado entre los perros y sus dueños. Dado que los perros han sido utilizados tradicionalmente como animales de trabajo y de servicio, este nexo era absolutamente necesario. Los perros tenían que ser muy obedientes y muy fiables para realizar las tareas asignadas. Dado que un papel importante del Pastor Alemán ha sido el de perro guardián, los perros tenían que ser también muy protectores de sus dueños. Estas características se traducen en un perro mascota que es muy inteligente, sumamente adiestrable y extremadamente fiel. El Pastor Alemán mascota vigila a toda la familia y parece ser capaz de percibir si alguien tiene problemas o necesita ayuda. Del mismo modo, el Pastor Alemán es un protector maravilloso de los niños y de la propiedad de su dueño.

Debido a estos instintos protectores, el Pastor Alemán es  cauteloso ante los extraños. Esto no quiere decir que no sea un perro amistoso, sino que escoge con quien ha de ser amigo basándose en la actitud de su dueño. El Pastor Alemán confía en su dueño, con lo que acepta a las personas con las que mantiene buenas relaciones. El perro se entusiasmará con las personas con las que se familiariza; mira a su dueño para que le dé pistas sobre quien es de recibo y quien no. La sociabilización correcta y la introducción a las personas desde temprana edad son necesarias para ayudar al Pastor Alemán a aceptarlas mejor.

Adecuación del propietario

Debido a que el Perro Pastor Alemán es tan fiel con su dueño, es totalmente natural que prospere mejor con un dueño que pueda demostrarle la misma devoción. El Pastor Alemán se complace en la atención de su amo. No es necesariamente cierto que el único tipo de persona adecuada para tener un Pastor Alemán sea la que está en casa todo el día, pero el dueño que trabaja todo el día fuera de casa debe reservar tiempo para estar con el perro cuando regresa al hogar.

Con el Pastor Alemán también se ha de tener en cuenta el ejercicio. Recuerde que estos perros han sido criados para trabajar y estar activos. El enfoque original de los criadores era la funcionalidad. Dado que el perro mascota no se utiliza para su objetivo inicial, debe estar activo de otras maneras.

Un Pastor Alemán que viva en casa con su dueño no puede hacer ejercicio solo; eso es algo en lo que ambos deben participar. No es justo para el perro, que ha esperado pacientemente el regreso de su dueño del trabajo, que cuando éste llega a casa se limite a instalarse cómodamente en el sofá el resto de la jornada. El ejercicio es esencial para el bienestar del Pastor Alemán, tanto física como mentalmente. Proporciona a esta raza atlética la necesaria actividad, y además le ayuda a sentir que tiene un objetivo.

Una casa con un jardín rodeado de una valla segura puede ser ideal para el dueño de un Pastor Alemán, ya que el perro tendrá cierta libertad para correr y jugar solo. El perro debe estar bajo la supervisión del dueño cuando no esté atado con la correa, pero al menos no dependerá totalmente de su dueño para el ejercicio. Esto no ha de reemplazar el tiempo que pase con su propietario, pero al menos proporcionará algunos beneficios físicos al perro. Un dueño que tenga a un Pastor Alemán en una casa sin jardín o en un apartamento debe comprometerse a dedicar habitualmente tiempo a pasear, correr y jugar con el perro.

El Pastor Alemán se adaptará a casi cualquier estructura familiar… adultos, niños, personas solas, etc. Sólo es necesario 18 considerar las características de la raza.

 

Carácter del pastor alemán en víeo